Deja de ser el papá o mamá de tu pareja

En muchas ocasiones en consulta llegan persona que me comentan que su pareja parece tener más un comportamiento su hijo que de pareja y cuando se da esta dinámica con el tiempo se pueden llegar a manifestar conflictos que deriven en la separación o incluso en una vida sexual insatisfecha. 

En una relación de pareja existen acuerdos que ambos establecen para mantener una dinámica amorosa mucho más equilibrada. Sin embargo, algunas personas se comportan de manera equivocada y por ende, le dan a la relación un sentido maternal o paternal. 

La reciprocidad del dominio y la dependencia se convierte en una situación toxica, y como consecuencia lleva al rompimiento de la pareja.

Cómo saber si tratamos a nuestra pareja como hijos

Si dentro de la relación de pareja uno de sus miembros es emocionalmente intenso y el otro es libremente complaciente, se está formando un vínculo tóxico, que a la larga puede traer caos emocional y psicológicamente. 

La postura de madre o padre en una relación se inicia desde que uno de los miembros considera que su pareja es algo distraído y que además, éste debe educarlo para que sea competente de cumplir con sus responsabilidades. Por lo tanto, ha llegado al extremo de asumir conductas inapropiadas de ser sobre protectores al extremo, incluso de regañar, mimar, consentir y hasta ser condescendiente con su pareja. 

Esta actitud poco a poco va generando una relación toxica a nivel sentimental, tal y como lo mencionamos anteriormente, creando un grado de dependencia de hijo mientras la otra persona actúa con el dominio de padre o madre. 

A corto o mediano plazo, la dinámica se empieza a tornar complicada y estresante generando incomodidad, irrespeto, desapego y poca comunicación. Estas molestias van generando constantes enfrentamiento al punto de llegar a la separación

Lamentablemente, esta conducta es más común de lo que se cree

Muchas personas de manera errónea y sin pensarlo en su rutina diaria, se relacionan con su pareja como si se tratara un/una niño/a indefenso que necesita del cuidado extremo, por ejemplo: recordarle que debe cumplir con sus necesidades básicas (dormir, comer, ir a trabajar a tiempo, etc.) 

¿Por qué nos comportamos como padres en nuestra relación de pareja?

Según los avances científicos en el ramo de la psicología, se ha determinado que el comportamiento maternal o paternal adoptado por muchas personas en una relación de pareja se le conoce como Complejo de Wendy

Este síndrome sobre protector aparece especialmente en las mujeres que desde la infancia han sido educadas en un hogar controlador, asumiendo grandes responsabilidades frente a sus hermanos. 

Por ello, se comportan de la misma manera con sus parejas teniendo en el fondo miedo a la soledad. 

Consecuencias de ser la mamá o el papá de tu pareja

Son muchos los problemas que trae como consecuencia esta conducta inapropiada. La comunicación se ve seriamente afectada, llegando al extremo de no expresarse con libertad por temor y respeto fraterno a su pareja. 

La sexualidad tiende a ser opacada grandemente, existiendo poca actividad sexual y convirtiéndolos en momentos rutinarios por la inclinación a su amor fraterno.

Además, este tipo de comportamiento genera una relación de control y dominio en la persona que ejerce el rol de padre o madre en la relación de pareja, quien adopta una actitud prepotente, intensa, sobre-protectora y empalagosa. Por su parte, la otra persona, por lo general, adopta una personalidad sumamente dependiente, sumisa e inmadura al sentirse protegido y cómoda con su pareja. 

A la final de todo se produce un grado de fastidio y muchas molestias entre la pareja, culminando con la separación total de la relación.

Cómo dejar de ser la madre o padre de tu pareja

Para evitar caer en este comportamiento inapropiado frente a tu pareja, te hemos hecho algunas recomendaciones:

  • Controla tus emociones como persona adulta
  • Elimina la mala costumbre de regañar a tu pareja, tanto en privado como frente a otras personas
  •  Ten confianza en el comportamiento de tu pareja, respetando sus decisiones y acciones
  • Evita tratar afectuosamente como madre o padre a tu pareja
  • Mantén contacto físico demostrándole tu deseo y pasión
  • No pretendas compensar ni sancionar a tu pareja
  • No manipules ni presiones a tu pareja para imponerte

En definitiva, si deseas mantener una feliz relación con tu pareja donde reine un equilibrio armonioso se debe conservar la comunicación, respeto, la confianza, la colaboración, la responsabilidad, la protección, pasión, la atención y el amor de manera igualada.

Recuerda que si te ha gustado este post y quieres que otras personas sepan también sobre esta información, no dudes en compartirla. De este modo, podremos seguir creciendo como comunidad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sucríbete para recibir información directamente en tu correo
Artículos recientes
Testimonios

¿Necesitas una consulta? Pide tu agenda aquí

Pide tu cita

Nos comunicaremos contigo lo más rápido posible para confirmar disponibilidad

X